danzas urbanas en canarias

Las danzas urbanas en Canarias

en Cultura y Arte Canario por

Las danzas urbanas en su variabilidad de estilos mueven a gran cantidad de artistas y bailarines. Cada vez tienen un papel mucho más notorio y protagonista dentro del arte en general y de la danza en particular, movido en gran medida por los medios. No obstante, de vez en cuando se enfrenta con el estereotipo de lo fácil o la etiqueta del entretenimiento.

En Canarias cada vez más podemos observar una mayor afluencia de artistas que reivindican esta vertiente de la danza y que apoyan este tipo de baile a través de la organización de múltiples exhibiciones, certámenes o campeonatos. Es en ellos donde las bailarinas y bailarines canarios de todas las edades tienen la posibilidad de mostrar y defender sus piezas coreográficas, así como luchar por un puesto en el pódium.

La danza urbana bebe de la cultura hip-hop

En los años 70 nacen los estilos de baile más antiguos dentro del movimiento hip-hop. La primera danza vinculada como parte del movimiento cultural del hip-hop, siendo de hecho uno de sus principales cimientos, es el break dance o breaking.

El breaking se creó en el sur del Bronx, a principios de la década de los 70. Pese a que sus orígenes le pertenecen a los afroamericanos, son los puertorriqueños los que hicieron de este un estilo en crecimiento incluyéndole movimientos mucho más acrobáticos.

A este estilo y pilar de la cultura hip-hop le siguen otros tantos como el popping o el locking. El popping es originario de California, cuya técnica consiste fundamentalmente en contraer y relajar los músculos con rapidez para generar una imagen de “sacudida” en el bailarín a la que se le suele denominar como “pop”, la cual suele ser fusionada con otro tipo de estilos o movimientos vinculados entre ellos, como el waving o el liquid. Mientras que el locking se diferencia en ser movimientos largos y exagerados que combinan movimientos rápidos de muñecas con otros más relajados de piernas y caderas.

Estos no son los únicos estilos o variedades dentro de las danzas urbanas, pues detrás de sí se esconden infinidad de tipos de movimientos y corrientes de la misma época o surgidos en décadas posteriores. Estilos como el gansta, el krumping, el house dance y muchos otros.

De la misma forma que la música hip-hop ha ido evolucionando y cambiando a lo largo de las décadas, con el baile ha ocurrido igual. Un exponente de ello es el New Style donde se pueden encontrar influencias y fusiones de estilos como el Jazz, el Old School, danzas africanas, entre muchas otros que persiguen introducir cualquier tipo de danza o movimiento siguiendo, en su gran mayoría, las últimas tendencias musicales.

No todo es lo que parece

No todo lo que vemos que parece hip-hop lo es. La danza urbana es un movimiento que bebe de la cultura hip-hop y de la cultura de las calles. Se creó como baile social para denunciar, festejar o reivindicar algo en comunidades que, en su mayoría, estaban en exclusión social, comunidades como las afroamericanas y las latinas.

Se creó como baile social para denunciar, festejar o reivindicar algo en comunidades que, en su mayoría, estaban en exclusión social, comunidades como las afroamericanas y las latinas

Las industrias de la música, del baile, del cine o la televisión han sido un gran escaparate que ha dado visibilidad a este tipo de bailes. No obstante, al vincularlo con lo comercial a través de videoclips de rap, R&B o pop, se ha perdido la esencia de este tipo de danza, de su historia y sus orígenes. Dando así una imagen mucho más generalizada, y en multitud de ocasiones errónea, de lo que significa en realidad estos tipos de expresiones artísticas. Y es que, pese a que el baile bebe de la música, y en este caso, la danza urbana del hip-hop, se tiende a confundir que todo lo que se baila y aparece en videos, películas o televisión es hip-hop. En muchas ocasiones solo son movimientos propios de esta vertiente artística, pero desligados de toda una historia y una cultura que los envuelve.

El prejuicio tras un arte

Las danzas urbanas muchas veces se suelen catalogar bajo una actitud muy agresiva, e incluso en ocasiones violenta. Esto es debido, en parte, a que nace de una cultura underground y callejera, y a que es la imagen que la industria ha querido perpetuar de ellas.

El hecho de que en infinidad de ocasiones se les atribuye, de una manera descontextualizada, una imagen denigrante, violenta y basta, obedece, una vez más, al estereotipo que conllevó, y sigue conllevando, la perpetuación de la exclusión social de estas comunidades. Pero la realidad es que este tipo de danzas comenzaron, en gran medida, como forma de un lenguaje social a través del movimiento, donde se hacía valer el ingenio, el humor y la dureza de los bailarines.

Este tipo de danzas comenzaron, en gran medida, como forma de un lenguaje social a través del movimiento, donde se hacía valer el ingenio, el humor y la dureza de los bailarines.

Otro estereotipo común es el de la simpleza, lo fácil. Todo arte tiene su técnica, y no debemos cometer el error de comparar este tipo de danzas con otro tipo de baile o disciplina. Y es que, aunque todas son danzas, en infinidad de ocasiones, se mueven por un sentimiento común, hablan en un idioma diferente. El hip-hop, tras la imagen de movimientos mucho más desenfadados, fuertes, musicales y grandes, también esconde tras de sí una técnica que lo respalda y enriquece.

Las danzas urbanas en Canarias

La danza es un idioma en movimiento que no podemos silenciar. Por ello, es de gran importancia que se apoye y visibilice como cualquier otro tipo de arte. Podemos ver cada vez más cómo la danza va estando presente dentro del panorama cultural y artístico de Canarias. En especial, la danza urbana cada día va cobrando más visibilidad, aunque todavía quede un largo camino por recorrer, sobre todo en lo que se refiere a la divulgación de su historia y cultura.

El lanzamiento de actividades o la organización de programas como “Tenerife Urbano”, organizado por el Cabildo de Tenerife, donde diversos tipos de arte o deportes minoritarios y callejeros son los protagonistas, ayudan a visibilizar toda la cultura que se mueve alrededor, así como el trabajo de las personas que se dedican a este sector. Esto ayuda también a captar público, así como nuevos bailarines y bailarinas que se sientan atraídos por este tipo de arte y que vean en él también una forma de hacer deporte y de llevar una vida sana. Es una buena forma de conectar el esfuerzo físico con el despliegue artístico.

A día de hoy podemos ver una gran cantidad de campeonatos en nuestras islas como Tenerife Urban Dance o Dace Up, por ejemplo, que no sólo reúnen a bailarines y bailarinas de la isla donde se convoque, sino que en muchas ocasiones mueve al archipiélago entero. En estos campeonatos y exhibiciones que se organizan en varios rincones de Canarias, se reúnen grupos, parejas y solistas para mostrar y defender su pieza.

En estos campeonatos y exhibiciones que se organizan en varios rincones de Canarias, se reúnen grupos, parejas y solistas para mostrar y defender su pieza.

Canarias también es parada obligatoria de campeonatos como el Rock da House que, como tour coreográfico, organiza campeonatos en diferentes comunidades autónomas con la finalidad de promover la danza urbana en el Estado español y de dar lugar a las clasificaciones para la posterior finals rock, que reúne en una gran final a los mejores bailarines y bailarinas de los diferentes campeonatos repartidos por el territorio.

En toda esta oferta de oportunidades que visibilizan el arte y las coreografías de los bailarines urbanos de Canarias podemos ver una colorida diferencia entre los participantes, que va desde una actitud viva, casi festiva, a una apuesta más agresiva o una sensibilidad cuidada al detalle.

Ellas y ellos luchan cada día por brindarle a la danza urbana un espacio mucho más protagónico dentro del panorama del arte en Canarias, demostrando los valores que acompañan a este tipo de danza. Muchos apuestan por coreografías que transmitan un mensaje, como altavoz a realidades tanto sociales como personales, y cada vez son más los bailarines y bailarinas canarias que se atreven a apostar por músicos de nuestras islas en sus exhibiciones coreográficas, generando así un quid pro quo dentro de la cultura hip-hop canaria.

La necesidad de seguir fomentando las danzas urbanas en Canarias

La necesidad de seguir apoyando cada vez más a la danza en general y de romper con el estigma que envuelve a las danzas urbanas debe estar a la orden del día.

Bebiendo de una rica técnica y una filosofía diferente, esconde tras de sí un sinfín de bailarines y bailarinas canarias que luchan por hacerse un hueco en el panorama estatal, y que manifiestan su arte intentando conocer y dar a conocer la gran cultura que envuelve a este tipo de danzas y que a día de hoy atrae a tanto público y mueve a tantas masas.

Por ello, la danza en su generalidad es un idioma que está en movimiento y que debe gritarse con fuerza, desde el talento de nuestras islas a cualquier rincón del mundo. Por todas las bailarinas y bailarines que a día de hoy trabajan por expandir la intensa y verdadera cultura hip-hop, como expresión corporal artística, como herramienta para liberar una gran fuente de creatividad tanto festiva como emotiva, y como altavoz para cualquier tipo de mensajes que muevan los pies de nuevas generaciones.

Finalmente, si te ha gustado el artículo y quieres que sigamos “alegando” sobre estos temas, visita la página de nuestro proyecto y contribuye con una donación.

Graduada en Filosofía por la Universidad de La Laguna y amante de la danza en todas sus modalidades

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*