machismo en cifras

Radiografía de la violencia machista en Canarias

en Altavoz por

Para entender el alcance de la violencia machista en Canarias y en el resto del Estado español hay que navegar más allá de las cifras oficiales de violencia de género que, de acuerdo con la Ley estatal que regula este problema, incluyen únicamente los asesinatos que se dan en el marco de una relación de pareja o expareja.

Asesinatos machistas en Canarias

En lo que va de año, los datos del Ministerio de Igualdad recogen nueve casos de asesinatos machistas en el Estado español. Sin embargo, el portal Feminicidio.net amplía el número a 14, puesto que recoge “todos los asesinatos de hombres a mujeres como consecuencia del machismo”. Los divide en feminicidios íntimos oficiales, íntimos no oficiales, familiares y por violencia comunitaria. Además, incluye otros cuatro asesinatos que aún están en fase de investigación. De los 14 casos, cuatro han tenido lugar en Canarias. Por tanto, el Archipiélago en tan solo dos meses ha sido el escenario de un 28% de los asesinatos machistas.

En tan solo dos meses Canarias ha sido el escenario del 28% de los asesinatos machistas perpetrados en el Estado español

Los datos de 2018 ya alertaban sobre el preocupante incremento de las agresiones contra las mujeres al duplicarse en el primer trimestre los homicidios y las violaciones en la comunidad autónoma, a pesar de que estos actos no estén regulados por la normativa estatal de violencia de género. Las estadísticas del Ministerio del Interior desvelaban que en las Islas habían tenido lugar “ocho homicidios dolosos” o asesinatos consumados, el doble que en 2017. Además, se registraron 186 delitos contra la libertad sexual (un 32,9% más que el año anterior), entre ellos, 24 violaciones, doce más que en el primer trimestre de 2017. Gran Canaria fue la Isla donde se registraron abusos sexuales con penetración (12), seguida de Tenerife (8), Lanzarote (3) y Fuerteventura (1).

El machismo en el mercado laboral y en la educación de Canarias

Estas cifras son solo la punta de un iceberg mucho más amplio y el máximo exponente del machismo, transversal a todas las áreas. Entre ellas, la laboral. El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) reveló este mes un informe devastador: “Una mujer canaria debe trabajar 53 días más al año para cobrar lo mismo que un hombre”, concluye. Este mismo documento plantea que el 76% de las personas contratadas a tiempo parcial en la región son mujeres.

“Una mujer canaria debe trabajar 53 días más al año para cobrar lo mismo que un hombre”, según CCOO

El mercado laboral no está libre de desigualdad. Así, el informe de CCOO detecta una presencia muy baja de mujeres en sectores como la construcción o la industria, con un 91% de presencia masculina, a diferencia del sector servicios donde hay una mayor paridad.

Por su parte, en las Facultades de Ingeniería de las universidades canarias apenas pueden contabilizarse alumnas. Si bien es cierto que esta situación ha mejorado con el tiempo, los históricos roles asignados a la mujer en los que su figura se vincula a los cuidados, han hecho que tradicionalmente sean mayoría en grados como Enfermería o Trabajo Social.

Las otras víctimas de la violencia machista: los menores

El carácter estructural del machismo hace que las mujeres no sean sus únicas víctimas. El portal Feminicidio.net contabilizó en 2018 un total de diez menores asesinados por la violencia machista: dos niños y ocho niñas, entre las que se encuentran las del caso de La Orotava que tuvo lugar el verano pasado. Además, cifran en 51 los feminicidios infantiles (niñas) cometidos entre 2010 y 2018. Por su parte, las cifras oficiales del Estado recogen tres casos de menores víctimas mortales en casos de violencia de género contra su madre, con cuatro casos en fase de investigación a fecha de 17 de octubre.

Denuncias previas por violencia de género

De las nueve mujeres asesinadas en lo que va de año, siguiendo las cifras oficiales, una había interpuesto denuncia y se habían solicitado medidas de protección, que en el momento del delito no permanecían vigentes. Pero el dato fue más alarmante en 2018, ya que de las 47 mujeres asesinadas 14 había denunciado. Sin embargo, cuatro de ellas retiraron la denuncia, un argumento vinculado a las denuncias falsas (que suponen el 0,01% de las denuncias totales) por parte de los sectores que criminalizan el feminismo. Pero el miedo, el maltrato psicológico o la protección de los menores en el núcleo familiar se convierten en factores que conducen a la víctima, en algunas ocasiones, a no continuar con el procedimiento.

En diez casos sí se continuó con el proceso judicial, pero en dos de ellos no se adoptaron medidas de protección. Unos datos que dejan en evidencia las flaquezas del sistema judicial y donde pueden entrar en juego factores como la formación y la sensibilización. Por otra parte, en dos de los cinco casos en los que existía una orden de alejamiento en vigor, se produjo un quebrantamiento por parte de los agresores. Asimismo, en 2018, siete de los agresores se suicidaron y en otros seis hubo tentativa no consumada.

Conclusión

Todas estas cifras componen el engranaje de un contexto social marcado por el patriarcado. Más de 900 mujeres han sido asesinadas en los últimos diez años en el Estado español, evidenciando un sistema desigual con claras perdedoras y que afecta a la sociedad en su conjunto como muestran estos datos. Así, la Ley de Violencia de Género olvida los delitos que se producen fuera del marco de la pareja y la expareja, pero lejos de hacerla desaparecer, la normativa ansía ser revisada para ampliar sus horizontes.

Nací en Lanzarote y estudié Periodismo en la Universidad de La Laguna. Me valgo de la danza y las palabras para contar historias. Creo en la información como herramienta de empoderamiento.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*