Huecos

Adrea Abreu MAGUA Abuela me levantaba la chola y yo ya sabía. No había casi palabras entre nosotras. No era un gesto agresivo, no, solo un aviso directo, sin adornos ni brillantinas: sabía que tenía que recoger el reguero de barbis, los muñecos espichados…

SIGUE LEYENDO

La última foto de Tuenti

Adrea Abreu MAGUA Vamos a inventarnos una tristeza pegajosa. Como un chicle de fresa. Vamos a tener la boca seca del vodka-jugo piña, los ojos rojos rojísimos, el cielo de la boca levantado de los chupetes de kojak (mmm, qué rico el chicle de…

SIGUE LEYENDO

Que mi casera me cuide

Adrea Abreu MAGUA La mirada de los perritos aquellos me inquietaba. Era pétrea, fría, plástica, dura, casi robótica. No estaban hechos como los demás perritos que yo conocía. En lugar de carne y hueso, estaban compuestos de poliester, rellenos de algodón, polietileno. Yo me…

SIGUE LEYENDO